Notimex

CIUDAD DE MÉXICO.- El presidente Andrés Manuel López Obrador se reunió este lunes en Palacio Nacional con los integrantes de su gabinete, con quienes analizó el avance de los programas federales y del censo que contribuirá en la entrega de diversos apoyos.

Entrevistado al término del encuentro, el coordinador de Comunicación Social del Gobierno de México, Jesús Ramírez Cuevas, detalló que “lo que se hizo en esta reunión fue compartir la panorámica general de cómo van los programas y de cómo se ha avanzado en el censo y de cuáles son las reglas que todavía se tienen que cumplir en materia de austeridad y de organización del gobierno”.

Destacó que a poco más de 60 días de la presente administración ya se están entregando beneficios, por lo que “es positivo el balance, todavía falta, digamos, concretar algunas licitaciones de obras como el Tren Maya, pero en general los programas van avanzando y se están entregando cuentas ya a la gente en las regiones”.

En este sentido, enfatizó que en este encuentro se dio una plática general “y todavía cuando lleguemos a los 100 días prepararemos un informe a la nación de cómo va la administración.

Ramírez Cuevas señaló que se heredó “un país hecho añicos, pero también heredamos una administración pública que está establecida para no funcionar; cada vez que vemos los contratos públicos, las obras públicas hay un sinfín de cosas que observar hoy porque está lleno de corrupción”.

Agregó que esta fue la forma de operar de las pasadas administraciones tanto priistas como panistas, “entonces estamos heredando una situación de indolencia, de abandono a las regiones y tenemos que resarcir esa situación, por lo cual cuesta el doble de trabajo para poder llevar al estado los programas gubernamentales y rehacer la imagen que hay del gobierno para los ciudadanos”.

Como ejemplos de los errores de las pasadas administraciones, se refirió a los padrones de beneficiarios de programas que no sirven, como Prospera e incluso manifestó que la Secretaría de Hacienda “no tiene, digamos, la base de datos de los programas de las administraciones pasadas”, y además el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) carece de una base única del padrón de jubilados y pensionados.

Por ello, agregó que los tecnócratas hicieron negocios, “pero nunca hicieron su trabajo técnico”, por lo que existía un desorden y una discrecionalidad en la entrega de los apoyos.

Enfatizó que al contrastar los padrones existentes se conoció que entre 30 y 40 por ciento del padrón de beneficiarios de personas adultas mayores era gente que no debía tener esa ayuda por carecer del perfil del programa, cual se utilizó con fines electorales.

De esta manera agregó que en el pasado se utilizaban los programas sociales privilegiando a los simpatizantes de otros regímenes, “porque había gente que no cubría el perfil, pero que pertenecía a sus partidos y era beneficiario de sus programas sociales sin tener derecho a ello”.

Respecto al censo que realiza la actual administración para la entrega de recursos de distintos programas sociales, Ramírez Cuevas señaló que antes de los 100 días de gobierno quedará listo y los beneficiarios tendrán ya sus tarjetas y los apoyos prometidos.

En este sentido, detalló que en donde se lleva más avanzado este censo es en los estados del sureste, en contraste con algunos del norte donde existe una mayor dispersión poblacional.

NTX/ARM/MTG/4TAT