Agencia Reforma

La Administración General de Aduanas de esta nueva Administración detectó siete casos de corrupción de trabajadores de algunas aduanas del País.

Ricardo Peralta, administrador general de aduanas y comercio exterior, dijo que en los siete casos, los trabajadores han sido separados de sus funciones. Tres de ellos ya están vinculados a proceso, y el resto están con carpeta de investigación.

Los siete casos se relacionan con el ingreso ilegal de armas, dinero, cartuchos, y pertenecían a las aduanas de Reynosa, Matamoros y Nuevo Laredo, informó Peralta.

El directivo descartó el ingreso de droga.

“Detectamos un caso, por ejemplo, en la aduana de Reynosa, de un compañero desleal, desafortunadamente, que cambió un pedimento aduanal y sustituyó. Aparentemente era material eléctrico lo que él había manifestado que traía el usuario y en realidad traían mil 400 cargadores de cuerno de chivo y el señor está vinculado a proceso.

“No vamos a parar ante un simple procedimiento administrativo ante la Secretaría de la Función Pública, que por supuesto es muy importante, sino que los vamos a vincular a proceso, hasta las últimas consecuencias”, afirmó Peralta.

Además de las sanciones relacionadas con los hechos de corrupción, que vienen señalados en el título décimo del código federal penal, pueden alcanzar una sanción de hasta 12 años de prisión.

Pero son delitos que hasta ahora no son de prisión preventiva oficiosa, es decir, pueden llevar su proceso en libertad e incluso con el pago de una fianza, esperan modificar esas posibilidades, agregó.

Por ello, dijo que buscarán dignificar la figura del personal de las aduanas del País, pues no se encuentran en las mejores condiciones y están tentados a ser parte de actos de corrupción, debido a los diversos productos y montos que representa el ingreso de éstos.

“En 12 años no les han dado uniformes al personal, a las Aduanas, tienen que comprarlos ellos, tienen que comprar sus botas, tienen que comprar en establecimientos no autorizados. Una forma de dignificar al personal del servicio público de las Aduanas es surtirles de ese nuevo uniforme (lo cual están gestionando)”, detalló.

Refirió que México buscará ser parte del Convenio de Kyoto para evitar actos de corrupción en la actividad, lo cual obligaría a implementar tecnologías en las aduanas.

El País, en el área de pasajeros en llegadas internacionales, no tiene la tecnología de “body scan”, es decir, la identificación de todo lo que puede portar un pasajero, por ejemplo, si una persona ha ingerido cápsulas con cocaína o alguna otra sustancia.

También dijo que en Chichimequillas, Querétaro, hay un centro electrónico de procesamiento de datos que cuenta con tecnología que permite verificar en tiempo real las 49 aduanas del País, por video y con rayos gama y X.

Sin embargo, de 600 puestos de trabajo que deberían ocuparse en ese lugar, solamente hay 25 personas desde 2012, pese a que se trata de un lugar que costó mil 100 millones de pesos.

Mencionó que en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México se va a iniciar un operativo sorpresa con el Ejército, la Secretaría de Marina y la Policía Federal, en los vuelos susceptibles al mayor flujo de sustancias ilícitas, sobre todo de centro y Sudamérica.

Aunque no dijo cuándo iniciará, adelantó que será un operativo de coordinación donde se van a utilizar sistemas de inteligencia, binomios caninos, personal infiltrado en las líneas áreas y en las áreas de carga.