CIUDAD DE MÉXICO.- “No vamos a caer en ninguna provocación. No vamos a hacer caso a ningún acto de intimidación”, advirtió esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador ante las amenazas de presuntos grupos criminales por la estrategia gubernamental contra robo de combustible.

Subrayó que ayer, cuando apareció la manta (de amenazas directas al Ejecutivo para que saque a las fuerzas federales de Guanajuato), en esa entidad “afortunadamente en el registro indica cero homicidios dolosos.

“Entonces, yo espero que vayamos serenando al país. No queremos la guerra”, manifestó el presidente López Obrador, al tiempo de reiterar que la estrategia contra el huachicoleo continuará.

Señaló que se perseguirá a todo el que esté fuera de la ley, pero a nadie en particular.

“Todo el que cometa un delito, el que esté fuera de la ley, de acuerdo con lo que hemos dicho: al margen de la ley nada y por encima de la ley, nadie. No va a haber huachicol ni arriba ni abajo”, manifestó.

Por otra parte reiteró, como lo hizo ayer, que continuará con la misma seguridad personal, “porque el que lucha por la justicia no tiene nada que temer”.

Indicó que su gobierno seguirá con el programa de transformación, contra la corrupción y la impunidad, “me canso ganso”.

Ante la insistencia acerca de su seguridad personal, explicó que prefiere la comunicación directa con la gente.

“Había una situación de pena ajena, (con) todos los aparatos de protección excesivos se impedía la comunicación del presidente con los ciudadanos, imagínense cómo voy a gobernar si no tengo comunicación con la gente.

“Yo tengo que estar escuchando al pueblo porque la voz del pueblo es la voz buena, hasta ahí le dejo. Es importantísimo tener la comunicación”.

En conferencia de prensa el mandatario estuvo acompañado por los secretarios de la Defensa Nacional y de Bienestar.

Dijo que el plan contra el robo de combustible avanza.

En la víspera autoridades federales confirmaron que durante la madrugada del jueves, en la puerta 5 de la refinería de Salamanca, Guanajuato –propiedad de Petróleos Mexicanos (Pemex)–, un presunto grupo delictivo colocó en una camioneta pick-up un artefacto explosivo elaborado con Emulex, componente que se usa para realizar “voladuras“ controladas.

Por la mañana, funcionarios gubernamentales calificaron de falsa la existencia del explosivo en la camioneta y sólo aceptaron que antes de la seis de la mañana se colocó una manta con amenazas al jefe del Ejecutivo federal en el puente Mazda, ubicado a unos 3 kilómetros de distancia de la refinería Antonio M. Amor.

Después de más de 12 horas de trabajo coordinado entre autoridades federales y estatales, la camioneta fue retirada de las inmediaciones de la refinería y se corroboró que en su interior había un artefacto compuesto con Emulex, que fue destruido de manera controlada.

La manta decía: “Presidente Andrés Manuel López Obrador, te exijo que ya saques a chingar a su puta madre a la Marina, Sedena y fuerzas federales del estado si no te boy a empezar a matar gente inocente para que veas que esto no es un juego y que Guanajuato nos los necesitamos.

“Hay te dejo un regalito en mi refinería para que vayas viendo cómo se van a poner las cosas y si no sueltas a mi gente que se llevaron y haces caso omiso, va a valer madre atente a las consecuencias. Atentamente: El Señor Marro puro cartel Santa Rosa de Lima”.

Horas después, por medio de las redes sociales y en otra manta, la supuesta organización delictiva se deslindó de los hechos y los atribuyó al cártel Jalisco Nueva Generación.

Con información de: La Jornada.