Con la colaboración de la Fundación Michou y Mau para niños quemados, se trasladó a Galveston,  Texas, a un menor de 12 años que resultó herido en la explosión del ducto de Tlahuelilpan, Hidalgo.

Francisco Reyes Pedroza, quien era atendido en el Centro Médico Nacional 20 de Noviembre del ISSSTE, fue trasladado ayer por la tarde al Hospital de Shriners para ser tratado por las quemaduras que presenta.

Este menor es el último paciente que podía recibir ese hospital especializado en la atención a quemados, debido a que sus instalaciones están saturadas por los accidentes registrados en la época decembrina.

La Fundación recordó que en días pasados trasladaron a Alan Josette Hernández Reyes de 15 años, con quemaduras en 83 por ciento de su cuerpo, y hasta el día de hoy lleva dos cirugías y su estado de salud se reporta como crítico.

Emmanuel Mendoza Escamilla, de 17 años con quemaduras en 70 por ciento de la superficie corporal, lleva también dos intervenciones quirúrgicas, se encuentra intubado y su estado se reporta crítico.

A través de un comunicado, Michou y Mau agradeció a Cóndores de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México su apoyo para trasladar al paciente al Hangar de la Marina. Esta última dependencia, facilitó la ambulancia aérea que trasladó al menor al hospital en Galveston.