El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha reconocido que rechazó una petición formulada “hace unos meses” por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, para mantener un encuentro sobre el estado de la relación bilateral, y que la intervención militar en el país latinoamericano sigue siendo “una opción”.

Estados Unidos ha exigido a Maduro que salga del poder tras reconocer al presidente de la opositora Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, como presidente legítimo del país. La Unión Europea ha dado de plazo a Maduro hasta este domingo para que convoque elecciones presidenciales o aceptará la legitimidad del opositor al frente del país.

“La verdad es que (Maduro) me pidió una reunión y la rechacé, dado lo avanzados que estábamos en este proceso”, ha declarado Trump, según la transcripción de la entrevista concedida a la cadena CBS, sobre este encuentro solicitado por el mandatario venezolano.

Por ‘proceso’, Trump parecía referirse a las “grandes, enormes manifestaciones (contra Maduro)”, sin dar más detalles. “Vamos a ver qué ha pasado, pero hace unos meses quería reunirse con nosotros”, ha añadido.

Trump aclaró después que rechazó una reunión con Maduro porque “han ocurrido cosas realmente horribles en Venezuela”. “Era el país más rico de esa parte del mundo. Y ahora ves pobreza, ves angustia y ves crimen y miras todas las cosas que están pasando”, ha manifestado.

Trump también indicó que la intervención militar en Venezuela “es una opción”, como ya indicó su asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, si el mandatario venezolano no abandona el poder.