Agencia Reforma

El senador morenista Napoleón Gómez Urrutia rechazó que su participación en la inminente discusión de la reforma laboral le represente algún conflicto de interés, como lo advirtió la bancada del PAN.

Mauricio Kuri, líder de la bancada blanquiazul, pidió a la presidencia de la Mesa Directiva que el líder minero, presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social, acreditara ante el Pleno su renuncia a la ciudadanía canadiense y que se abstuviera de participar en los trabajos relacionados con la reforma laboral por incurrir en los supuestos de conflicto de interés.

El senador panista explicó que si tenía ciudadanía canadiense, Gómez Urrutia podría encarnar conflicto de interés por ser Canadá socio comercial de México.

“Rechazo cualquier insinuación de conflicto de interés o de otra naturaleza. Aquí hay un interés mediático. Ya expliqué que no hay ningún conflicto de interés, esto es entre gobiernos”, repuso Gómez Urrutia.

El líder minero aseguró que es mexicano por nacimiento conforme al artículo 30 de la Constitución.

Recordó que cuando se había registrado como senador lo hizo con todos sus derechos políticos y civiles a salvo, aunque no aclaró si había renunciado a la ciudadanía canadiense.

Gómez Urrutia pasó un exilio de varios años después de ser acusado de malversar en el gremio minero una bolsa de 55 millones de dólares.

“El Tribunal Electoral avaló este registro y esta documentación y es cosa juzgada. Esto lo hacen para deforma mi lucha por los trabajadores y la reforma laboral que no vamos a detener. No tengo nada que esconder”, dijo.

La discusión terminó cuando Gómez Urrutia ofreció aportar información a la Mesa Directiva.