Agencia Reforma

VILLAHERMOSA.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador amagó con hacer uso de una facultad de anteponer “el interés de la Nación” para superar la lluvia de amparos en contra de la construcción del aeropuerto en Santa Lucía.

“En el caso de Santa Lucía afortunadamente no se ha presentado, aquí en la refinería, es probable, pero vamos nosotros a actuar con legalidad, ahí en el caso de Santa Lucía y si ya lo anunciaron aquí va a ser lo mismo, lo que quieren es pararnos, que quedemos mal, que no se hagan las obras, es un sabotaje”, afirmó.

En su conferencia de prensa en esta ciudad, el Presidente acusó a empresarios que, según su versión, perdieron el negocio con la suspensión de la obra en Texcoco, que ha dejado una deuda pública millonaria.

“En el caso ya lo dije ayer, es Claudio X. González, su hijo, siempre han tenido diferencias con nosotros porque Claudio X. González papá fue asesor de Salinas y ha sido el dirigente de un grupo”, afirmó.

“Ya estamos viendo legalmente eso y tenemos otro recurso que es poner por delante el interés de la Nación”.

En conferencia mañanera, dijo que en su momento dará a conocer en qué consiste el recurso.

“En su momento lo voy a dar a conocer, en su momento vamos a acudir a la facultad que tiene el Estado para poner a salvo el interés nacional, eso es lo único que puedo decir, pero no puede un grupo de intereses creados detener el desarrollo del País”, agregó.

El poder Judicial ha dado varios amparos contra la construcción de las nuevas pistas en Santa Lucía y la cancelación de la obra en Texcoco.

El miércoles, un juez federal otorgó una suspensión definitiva contra la ejecución de la Autorización de Impacto Ambiental emitida por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) sobre el proyecto del Aeropuerto Internacional de Santa Lucía.

Esa medida cautelar se sumó a otra concedida la semana pasada en la que se suspendió por tiempo indefinido la construcción de la terminal aérea hasta que se dicte una sentencia que aclare si fue legal o no la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco.

En esa resolución, el juez Quinto de Distrito en Materia Administrativa otorgó suspensiones definitivas que no permiten iniciar la ejecución de obras hasta que se presenten estudios de impacto ambiental, aeronáutico, arqueológico o cualquier otro que dependa del propio Gobierno y ordena conservar las obras de Texcoco en el estado en que se encuentran.

El Presidente se dijo respetuoso de la legalidad, aunque censuró el hacer uso de la ley para enfrentar una decisión perniciosa del Gobierno.

“No puede un grupo privado detener el desarrollo del País”, censuró el Presidente que promovió desde su campaña realizar las pistas en Santa Lucía.