Agencia Reforma

El presidente nacional del PAN, Marko Cortés, afirmó que la detención de Carlos Ahumada es una venganza y una cortina de humo ante la falta de resultados del Gobierno federal.

Ahumada, quien exhibió a René Bejarano guardando fajos de dinero en 2004 cuando era secretario particular de Andrés Manuel López Obrador, fue detenido ayer en Argentina.

“Esto parece ya más una serie que pudiéramos llamar ‘La venganza de Bejarano’. Pareciera que este Gobierno está más preocupado por generar ruido ante su falta de resultados en materia de controlar la inseguridad o de generar crecimiento y empleo”, afirmó en entrevista.

En el caso de Ahumada, quien fue aprehendido a petición de México por una denuncia de 2016 sobre presunta defraudación fiscal, el panista consideró que se debe de aplicar la ley, pero sin que esto sea una venganza ni un distractor.

“Nuestro llamado al Gobierno de la República es que se haga justicia, pero sin rencillas viejas, a que cumpla en darnos seguridad que es la prioridad y a que se genere crecimiento económico y empleo, que es lo que la gente demanda.

“Que no solamente sean notas sensacionalistas, de distracción, que más parece una venganza”, expresó al llegar a la antigua sede del Senado, al informe de trabajo de la senadora Xóchitl Gálvez.

En tanto, la legisladora panista consideró sospechosas las detenciones de Ahumada y su ex pareja sentimental, Rosario Robles, a quien el Juez Jesús Delgadillo Padierna, sobrino de la diputada morenista Dolores Padierna, esposa de Bejarano, le decretó prisión preventiva.

“Es mucho sospechosismo, son coincidencias que yo no quisiera pensar que hay venganza, pero pues es demasiada coincidencia la verdad. Ojalá que el tema de la corrupción no se politice, que no agarremos un sólo caso y nos olvidemos de otros”, dijo la senadora.

Como invitados a su primero informe, acudieron senadores pianistas como Josefina Vázquez Mota, Damian Zepeda e Indira Rosales.