AGENCIAS

BUENOS AIRES.- Argentina decidió eliminar los impuestos al consumo de alimentos básicos como el pan y la leche hasta fin de año, anunció el jueves el presidente Mauricio Macri, en medio de una crisis disparada tras la aplastante derrota electoral del oficialismo en las primarias del domingo pasado.

“Confío en que será un alivio para el bolsillo de millones de argentinos (…) Voy a seguir trabajando para llevar tranquilidad y que este proceso electoral no afecte el día a día de todos los argentinos”, señaló Macri en un discurso difundido en su cuenta de Twitter.

La rebaja del impuesto al consumo de alimentos tendrá un costo fiscal de 10 mil millones de pesos (174.2 millones de dólares), informó el ministro de Producción, Dante Sica, en una conferencia de prensa.

La decisión del presidente argentino se da luego del triunfo del candidato kirchnerista Alberto Fernández por más de 15 puntos sobre Macri en las elecciones primarias el fin de semana.

El triunfo de Fernández, con 47.65 por ciento de los votos en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), contra el 32.08 por ciento del presidente Mauricio Macri, que busca su reelección en octubre, hundió al peso casi 25 por ciento en los tres primeros días de la semana. Sin embargo, el peso argentino se apreció este jueves.

“El dólar a 60 (pesos) me parece bien”, declaró Fernández en declaraciones a Radio Mitre de Buenos Aires.

Las primarias son consideradas un amplio y preciso sondeo de lo que podría acontecer en los comicios generales de octubre en Argentina, donde una crisis económica golpeó la imagen del actual presidente en el último año y revitalizó al peronismo de centroizquierda en la oposición.

Macri fue elegido en 2015 con el mandato de arreglar los problemas creados por la administración anterior de ocho años, que había maquillado las estadísticas, impuesto límites al capital extranjero y mantuvo las facturas del servicio público artificialmente bajas, lo que provocó un déficit creciente y un país aislado incapaz de pedir prestado.

Prometió eliminar la pobreza y atraer un “diluvio” de inversiones a la segunda economía más grande de América del Sur.

Pero luego de un comienzo cauteloso que implicó asumir decenas de miles de millones de dólares en deuda internacional para ocultar los desequilibrios fiscales, la aprobación de Macri se deterioró, al igual que la economía de Argentina.

Con información de: El Financiero