BOGOTÁ, Colombia.- El Gobierno colombiano atribuyó este viernes a la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) la autoría del atentado terrorista contra la Escuela de Cadetes de la Policía en Bogotá que ayer mató a por lo menos 21 personas, incluido el atacante, y dejó 68 heridas.

“De un tajo un acto terrorista cometido por el ELN segó esas vidas”, dijo en una rueda de prensa el ministro de Defensa, Guillermo Botero, al referirse a las 20 víctimas mortales, de quienes dijo que eran todos cadetes de la Policía, “con unas edades de entre 17 y tal vez 22 años”.

El atentado fue perpetrado en la mañana de ayer con un carro bomba cargado con 80 kilos del explosivo pentolita que fueron detonados dentro de la Escuela de Cadetes de la Policía General Francisco de Paula Santander, en el sur de Bogotá.

El ministro confirmó que el autor material del atentado fue José Aldemar Rojas Rodríguez, de 56 años, de quien dijo que era conocido con el alias de “el Mocho” o “Kiko” porque entre 2008 y 2010 perdió su mano derecha al manipular explosivos.

“Se trata de un explosivista de la guerrilla que perdió su mano derecha y que desde 1994 se desempeñó como miliciano del ELN en Puerto Nuevo, en el departamento de Arauca, fronterizo con Venezuela”, agregó.

Botero afirmó que Rojas Rodríguez “hizo parte del frente Domingo Laín Sáenz”, uno de los más poderosos del ELN, que opera en la zona de Arauca, donde ha perpetrado numerosos atentados contra la infraestructura petrolera.

El Gobierno y el ELN iniciaron en febrero de 2017 unos diálogos de paz que actualmente están suspendidos y cuya continuidad queda aún más en entredicho después de este atentado, según analistas.

Al respecto, el alto comisionado de Paz, Miguel Ceballos, reiteró la postura del presidente colombiano, Iván Duque, de que no habrá negociaciones de paz con ese grupo mientras persista en su actividad criminal, entregue a todas las personas que tiene secuestradas y renuncie a seguir cometiendo ese delito.

Con información de: Agencias.