Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Agentes de la Interpol México, adscritos a la Fiscalía General de la República (FGR), en coordinación con la Policía Federal (PF), detuvieron en Cancún al ex espía argentino Raúl Martins Coggiola, requerido en extradición por su país para ser juzgado por presuntamente ser el líder de una red internacional de trata de mujeres.

Desde enero de 2007, REFORMA dio a conocer que el ex agente de la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE) de Argentina regenteaba la prostitución VIP en varios centros nocturnos en la Riviera Maya, con la protección de funcionarios estatales y federales.

En un comunicado, la FGR informó que Martins fue detenido con base en una orden de detención provisional con fines de extradición, por los delitos de asociación delictuosa, trata de personas y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

El detenido es requerido por un Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal de Buenos Aires.

Tras su detención en el centro turístico de Quintana Roo, el argentino fue trasladado a la Ciudad de México e internado en el Reclusorio Norte, donde permanecerá mientras se determina si es o no extraditado a su país.

“Como resultado de trabajos de Gabinete y campo, agentes de la Policía Federal Ministerial (PFM), adscritos a la Dirección General de Asuntos Policiales Internacionales e Interpol, detuvieron a Raúl ‘M’ sin uso de violencia ni afectación a terceros, con pleno respeto a sus derechos humanos”, indicó la dependencia federal.

De acuerdo con la información, Martins es investigado por las autoridades argentinas, ya que desde finales de 2010 hasta la fecha posiblemente encabezó una organización criminal dedicada a la explotación sexual de mujeres mediante el empleo de locales comerciales, así como de lavado de activos de las ganancias de los ilícitos.

Su hija Lorena Martins acudió en 2012 a la SEIDO para denunciarlo por tráfico de mujeres y proxenetismo, y de estar presuntamente vinculado a Los Zetas, sin embargo, las autoridades mexicanas nunca procedieron en su contra.

El ahora extraditable fue agente de los servicios de inteligencia argentinos desde la época de las dictaduras y en México vivía al menos desde hace 15 años.