Agencias

El cantautor Joaquín Sabina, que este miércoles ha cumplido 71 años, cayó del escenario del Wizink Center en Madrid durante su concierto conjunto con Joan Manuel Serrat y ha tenido que ser evacuado en camilla por los Servicios de Emergencia, aunque su estado no reviste gravedad.

El hecho ha ocurrido alrededor de las 21.00 horas, 30 minutos después de comenzar el recital. Según testigos el artista se ha caído de frente, donde “ya no había escenario”, mientras presentaba la siguiente canción y andaba por el escenario hablando “con total claridad”.

La promotora del concierto, confirmó que no se trató de un desmayo, sino de una caída. Sabina, que ha sido llevado en camilla fuera del escenario, cayó presuntamente deslumbrado por un foco, aunque según las primeras estimaciones, su estado no reviste gravedad.

Unos minutos después del incidente, se anunció que estaban “examinando el golpe” que había sufrido el cantante, que estaba consciente y hablaba. “Les pedimos unos minutos de tranquilidad y cuando tengamos seguridad de que podemos continuar o no, se lo diremos inmediatamente”, explicaron.

Posteriormente el cantautor ha regresado al escenario en silla de ruedas y ha pedido disculpas a los asistentes: “Queridos amigos, estas cosas solo me pasan en Madrid. Lo siento muchísimo”.

“Con todo el dolor de mi corazón me voy a ir al hospital porque me encuentro muy dolorido, no se imaginan cuánto lo siento”, ha dicho Sabina para tranquilizar a los 12.000 asistentes que estaban esperando para saber cómo se sentía.

De esta manera, ha finalizó abruptamente el cuarto y último de los conciertos que Sabina- que abandonó el escenario ovacionado y entre gritos de “grande”, tenía previsto dar en Madrid junto a Serrat. El cantautor jiennense ha emplazado a los asistentes en mayo, cuando ofrecerán un nuevo recital para paliar la suspensión del de este miércoles.

“No tiren las entradas los que quieran venir en mayo”, ha concluido Serrat, colocado detrás de la silla de ruedas de Sabina.