Agencia Reforma

HONG KONG.- Partidarios de las protestas prodemocracia de Hong Kong y defensores del Gobierno central de Beijing se enfrentaron este sábado en un centro comercial del territorio semiautónomo chino.

Cientos de manifestantes proBeijing cantaron el himno nacional, ondearon banderas chinas y corearon consignas durante un acto en el Amoy Plaza, en el atestado distrito de Kowloon, mientras que los activistas prodemocracia se congregaron de inmediato en la zona, provocando que la tensión se elevara a medida que los dos bandos se molestaban.

La situación se volvió caótica cuando varios grupos de personas intercambiaron puñetazos y algunos utilizaron paraguas para golpear a sus rivales. La policía actuó más tarde para calmar la situación y detuvo a varias personas.

Los enfrentamientos se produjeron tras varias noches de movilizaciones pacíficas de los partidarios de reformas democráticas, que incluyeron cantos multitudinarios en centros comerciales.

Los manifestantes se niegan a abandonar las movilizaciones a pesar de la promesa del Gobierno de retirar el proyecto de ley de extradición que originó las protestas en junio.

Desde entonces, ampliaron sus demandas para incluir la elección directa del liderazgo local y la asunción de responsabilidades por parte de la Policía.

Muchos consideran que la ley de extradición, que habría permitido que sospechosos de Hong Kong fuesen enviados a la China continental para ser juzgados allí, es un ejemplo de la erosión de la autonomía de la excolonia británica desde que pasó a estar bajo el control de Beijing en 1997.

La situación ha repercutido sobre la economía de Hong Kong, que ya se estaba viendo afectada por la guerra comercial entre China y Estados Unidos. Además se considera una vergüenza para el gobernante Partido Comunista chino, antes de las celebraciones del Día Nacional el 1 de octubre.

En una conferencia de prensa ofrecida por internautas, los activistas advirtieron que la violencia podría aumentar si el ejecutivo sigue haciendo “oídos sordos” a las demandas ciudadanas. Los internautas ocultaron su identidad con máscaras por temor a represalias del Gobierno.