AP

AUSTIN, Texas.- El presidente Donald Trump se alejó de la investigación de juicio político en Washington este miércoles y celebró que el gigante tecnológico Apple mantiene su planta de fabricación de computadoras Mac Pro en la capital del estado de Texas.

La visita de Trump sigue al anuncio de Apple en septiembre de que continuaría fabricando la última generación de Mac Pro en Austin, una medida que se produjo una vez que la administración Trump acordó eliminar los aranceles en ciertas piezas de computadoras fabricadas en China.

“Cuando lo construyes en los Estados Unidos, no tienes que preocuparte por las tarifas”, dijo Trump, con el CEO de Apple, Tim Cook, a su lado.

Los aranceles estadounidenses entrarán en vigencia el 15 de diciembre sobre $ 160 mil millones adicionales en productos chinos, una medida que ampliaría las sanciones a una amplia gama de bienes de consumo, incluyendo ropa, juguetes y iPhones.

Cook ha argumentado ante Trump que el competidor Samsung no estaría sujeto a las mismas tarifas, y Trump dijo el miércoles que estaba “analizando” la posibilidad de eximir a Apple de las tarifas.

“El problema que tenemos es que tienes Samsung”, dijo Trump. “Es una gran compañía, pero es un competidor de Apple, y no es justo. … Tenemos que tratar a Apple de forma algo similar a como tratamos a Samsung”.

La rápida visita a Texas le dio a Trump la oportunidad de destacar el crecimiento del empleo en un estado crucial para los republicanos en 2020, tanto en términos de contribuciones de campaña como de votos.

Cuando salió de Washington, Trump llamó a la planta de Austin una “instalación fantástica” y dijo que había estado presionando a Cook desde antes de ser elegido para ubicar instalaciones en los Estados Unidos.

Cook, por su parte, había planteado a Trump el problema de que aranceles más altos representarían para Apple, particularmente sus iPhones. Trump dijo después de una reunión de agosto que “es difícil para Apple pagar aranceles si compiten con una muy buena compañía que no lo es”.

Cook dirigió a Trump, junto con el secretario del Tesoro Steven Mnuchin y la asesora principal Ivanka Trump, en un recorrido por la planta.

Apple está profundamente arraigada en Austin, donde ha construido su campus más grande fuera de su sede en Cupertino, California. La compañía dice que aproximadamente 6,000 de sus empleados trabajan en Austin, y tiene planes de crear 5,000 empleos adicionales como parte de una expansión de $ 1 mil millones anunciada el año pasado. La planta de ensamblaje Mac Pro está dirigida por Flex Ltd.