Líderes del G-7, sin acuerdo sobre comunicado final de la cumbre

42

Altos funcionarios de los países del G-7 continúan trabajando en una declaración final de la Cumbre que termina mañana en Canadá, aceptable por todos los integrantes del grupo, según reconoció este viernes Canadá.

Las diferencias entre Estados Unidos y el resto de socios del G-7 (Alemania, Canadá, Francia, Gran Bretaña, Italia y Japón) son tan pronunciadas, que la ministra de Asuntos Exteriores canadiense, Chrystia Freeland, reconoció que posiblemente los negociadores no duerman esta noche para intentar sacar adelante el texto.

Freeland declaró hoy durante una rueda de prensa en el hotel Le Manoir Richelieu de La Malbaie, donde se celebra la 44 Cumbre del G-7, que “el trabajo está siendo muy intenso. El ‘sherpa’ canadiense (jefe negociador) sólo durmió tres horas anoche”.

Fuentes europeas también reconocieron a Efe que las esperanzas para alcanzar el documento de consenso con el que tradicionalmente han acabado todas las cumbre del G-7 “no son muy elevadas”.

Los puntos más contenciosos siguen siendo las referencias al cambio climático, a Rusia, al comercio internacional y el acuerdo nuclear con Irán, temas en los que el presidente estadounidense, Donald Trump, se aparta de sus socios occidentales así como de la postura que venía siendo habitual para Estados Unidos.

A pesar de las diferencias, Freeland expresó cierto optimismo de que la Cumbre de Charlevoix, como oficialmente se conoce la reunión, termine con un documento de consenso.

Donde hay más avances es en las llamadas declaraciones de Charlevoix, otros textos en los que han estado trabajando los países del G-7 desde hace tiempo y que resumen conceptos defendidos por el anfitrión, Canadá, y asumidos por el resto de sus socios.

Comentarios