Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El secretario de la Defensa, Luis Cresencio Sandoval, reveló que el presidente les instruyó a cambiar las revisiones en la frontera norte para que no se enfocaran en las drogas que se busca introducir a Estados Unidos, sino en las armas que ingresan desde ese país a México.

“En esta Administración, el señor presidente nos instruyó a cambiar el sentido de la revisión de nuestros puestos militares de seguridad, anteriormente todos los puestos militares de seguridad hacíamos la revisión de sur a norte, en donde buscábamos el aseguramiento de drogas, y el señor Presidente nos instruyó a cambiarlo”, expuso el mando castrense.

“Tenemos algunos de los puestos de seguridad, principalmente en la frontera norte, que hacen las revisiones de norte a sur y ahí es donde hemos realizado la detección de camiones, de vehículos de todo tipo, con armamento, municiones y dinero, ha sido importante el aseguramiento”.

Cuestionado sobre el modus operandi detectado para el ingreso de armas al país, el secretario destacó que la mayor parte se hace vía terrestre.

“Hemos hecho aseguramientos de diferentes formas, la mayoría en vehículos, vehículos de transporte de carga, a los que hacen las modificaciones para poder meter las armas en lo que es la estructura de los vehículos, en vehículos particulares, también en brechas, en menor medida”, dijo.

“Pero sí hay un movimiento de armas de municiones a través de los medios de comunicación que tenemos terrestres”.

Aduanas y ferrocarril fueron otros de los medios que el general Sandoval citó que se usan para el ingreso de droga de sur a norte y que también se utiliza para el ingreso de dinero y armas de norte a sur.

También comentó el hallazgo de casas de seguridad, donde los grupos criminales almacenan armas.

Detallan ingreso de armas ilegales

El titular de la Sedena ofreció detalles sobre la manera en la que son introducidas las armas ilegales a México.

Durante su explicación mostraron imágenes de cómo detectaron cartuchos y armas en tráileres, equipajes, lavadoras, cajas de chocolates, camiones de volteo con doble fondo, y una calibre 50 que iba en el motor de un vehículo.

Sandoval refirió que hay una revisión aleatoria porque, de lo contrario, generarían tráfico en la frontera.

También se ve que entran armas en botellas de refresco, en techos y pisos falsos, tanques de gasolina, cilindros de gas, en las puertas de vehículos, llantas de refacción, asientos y hasta en televisores.

“En algunos casos simulan que son juguetes y son armas”, sostuvo.

La entrada de armas desde Europa, dijo, es por vía marítima.