Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Con su más reciente filme, Había Una Vez en Hollywood, Quentin Tarantino no ha estado exento de escándalos, en especial relacionados con personajes reales que aparecen en la trama que se estrenará en México el próximo 16 de agosto.

La actriz Emmanuelle Seigner criticó al cineasta por incluir a su esposo, Roman Polanski, dentro de la historia, ubicada en Los Ángeles en 1969, sin su consentimiento.

La película relata la vida de un actor frustrado (Leonardo DiCaprio) y su doble de acción (Brad Pitt), justo en la época en que ocurrieron los infames asesinatos de la Familia Manson.

Sharon Tate (Margot Robbie), segunda esposa de Polanski, murió a manos del clan, en uno de los casos de homicidio más terribles ocurridos en Hollywood.

Ahora, es la hija de Bruce Lee, Shannon, quien no ve con buenos ojos que Tarantino también incluya a su padre. El artemarcialista fue amigo de Tate.

“No he podido ver la película todavía, pero la realidad es que (Quentin) nunca nos contactó a mí o a mi mamá sobre su intención de incluir a mi padre dentro de su película.

“Por lo que he oído, la gente no está contenta por cómo presentan a mi papá en la cinta, pero es lo único que sé sobre ella, aunque no me sorprendería que lo mostrara de una forma equivocada”, explicó Shannon en entrevista.

En el filme, el actor de raíces asiáticas Mike Moh interpreta a Lee, y aunque su parecido con Bruce es evidente, varios críticos han mostrado su molestia respecto a una escena que comparte con Brad Pitt.

“Al final, espero que no sea ofensivo con la imagen y el legado de mi padre. No me haría nada feliz si mi papá no es representado como se debe, haciendo honor a su legado.

“No me gustaría que se burlaran de él o lo mostraran como un artificio para la comedia. Es su elección (de Quentin) presentarlo como él quiera, pero ojalá no moleste a los fans de mi papá”.