Benito López/Agencia Reforma

CIUDAD VICTORIA, México.- Personal médico y enfermeras del Hospital Regional de Alta Especialidad (HRAE) de Ciudad Victoria, llevaron a cabo un montaje con un paciente al que le diagnosticaron coronavirus.

“Francisco”, de 35 años, supuestamente arribó a Ciudad Victoria, luego de permanecer varios días en una visita a familiares en China, donde se encuentra el epicentro de dicha enfermedad.

Tras 10 días de arribar a esta capital comenzó a sentirse mal, con fiebre, vómitos y tos severa. Con dichos síntomas acudió a la ventanilla del HRAE, donde fue atendido por un médico, que le hizo cuestionamientos de su situación.

Además, de revisar la temperatura del paciente, le tomaron radiografías y ordenó estudios de laboratorio y una prueba rápida.

Ante la sospecha de que estuviera contagiado por el coronavirus, luego de que se encontrara dentro del plazo de los 14 días para diagnosticarlo con la enfermedad, procedieron a ingresarlo a un cuarto aislado.

A los pocos minutos la prueba de laboratorio confirmó que “Francisco”, era portador del coronavirus, de acuerdo al simulacro.

De acuerdo al protocolo, quedó internado en un cuarto aislado, atendido por personal de enfermería y médicos, que cuentan con cubrebocas y batas, como barreras para evitar un contagio.

En 15 minutos le fue diagnosticada la cepa, por lo que sería atendido por el área de terapia intensiva para su tratamiento.

“La finalidad del simulacro es estar preparados en caso de alguna eventualidad real, que como en todo el mundo ahorita está el caso de máxima alerta por el coronavirus y estar conscientes y preparados para tener todo a la mano, que ahorita aparentemente, todo lo tenemos, tenemos que mejorar algunas cosas, pero hasta este momento el simulacro quedó muy bien”, dijo en entrevista el director de Operaciones del Hospital, Juan José Uriegas Avendaño.

El HRAE, precisó, cuenta con al menos 14 cuartos aislados para ser usados en casos como el de un paciente con coronavirus.

“El primer paso: es que llega el paciente tosiendo a la ventanilla, empieza decir a la señorita que se siente mal, que trae tos, que trae fiebre y en ese momento ella tiene que ponerse las pilas y avisarle al médico”, indicó en torno a la forma en que atienden los casos sospechosos de la cepa.

“Entonces, ya empieza el interrogatorio, se ve que viene o estuvo viajando por los países orientales en días previos y en ese momento se detecta la alarma”.

“En los primeros minutos de que llegue (el paciente) es cuando tan pronto sabiendo que el paciente tiene el antecedente de viaje a algún país de los que tienen este tipo de enfermedades presentes, inmediatamente se le tiene que detectar descartar esa alerta”, agregó.

El simulacro se llevó a cabo en unos 20 minutos, donde confirmaron el coronavirus a “Francisco”.

Tamaulipas fue la primera de dos entidades que se registró un caso sospechoso de la cepa, que fue descartado por estudios de laboratorio.