Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- En 2019, las transferencias federales a los estados cayeron 4 por ciento y Gobiernos como el de Cuitláhuac García en Veracruz, Javier Corral en Chihuahua y Alfredo del Mazo en el Estado de México, han tenido que recurrir a créditos rápidos con el sistema bancario para cubrir gasto corriente de operación que antes resolvían con recursos centrales.

Se trata de créditos de corto plazo, generalmente a un año, que se usan para cubrir gasto corriente de operación y que no requieren aprobación del Congreso.

En 2019, los Gobiernos estatales contrataron 32 mil 359 millones de pesos de deuda de corto plazo, 8.5 veces más que los 3 mil 413 millones de 2018, según datos de la Secretaría de Hacienda.

El estado que más créditos de corto plazo contrató fue Veracruz, por un monto de 4 mil 500 millones de pesos. En segundo puesto está Chihuahua, con 3 mil 650 millones, y en tercero el Estado de México, con 3 mil millones de pesos.

Los ingresos propios de los Gobiernos estatales no han sido suficientes para compensar las menores transferencias federales.

Al no tener suficientes recursos deben pedir prestado para pagar nómina, gastos de salud, educación, subsidios e inclusive su gasto en seguridad, explicó Daniela Brandazza, Senior Director en el área de calificaciones de estados y municipios de Standard & Poor’s.

“Por ley los estados pueden acceder a financiamiento de corto plazo, pero aunque es legal, lo que pudiera seguir preocupando es el monto del uso de corto plazo, que puede llegar a ser insostenible, porque las entidades no generan lo suficiente para pagar”, alertó Brandazza.

En tanto, la contratación de deuda de corto plazo ha representado un importante negocio para los bancos privados, de los cuales Banorte encabeza las contrataciones, con 15 mil 722 millones de pesos en 2019, según Hacienda.

Le sigue HSBC con 6 mil 741 millones de pesos y Scotiabank con 3 mil 283 millones.

Aunque los intereses y el costo financiero de la deuda para los estados se ha reducido por la baja en las tasas lideres que anuncia el Banco de México, los estados no han podido capitalizar a su favor esa medida.

Lo que se han ahorrado en tasas de interés, se pierde con la contratación de deudas de corto plazo, según explica Roxana Muñoz, analista subnacional de Moody’s.

“Estimamos que el costo de la deuda de los estados calificados se mantenga, aun cuando vemos refinanciamientos en la mayoría. Si bien los refinanciamientos han disminuido el costo financiero de la deuda (total), se compensa con la contratación de cortos plazos”, dijo.