El alcalde Enrique Rivas informa que actualmente se mantiene un registro de 2, 300 migrantes en Nuevo Laredo, cifra que ha rebasado la capacidad de los albergues, y no se habilitarán más.

Rivas Cuéllar mencionó que no se habilitarán más espacios para refugiar a los migrantes, y destacó se procederá a retornar a quienes ya han realizado su trámite para ingresar al vecino país al resultar imposible albergarlos durante seis meses o un año en que obtienen respuesta.

Para agilizar los trámites, se procederá a dialogar con las autoridades del vecino país a fin de solicitar la atención rápida y oportuna para así retornarlos a la ciudad de México principalmente, para que el gobierno federal otorgue el apoyo.

Se ha solicitado apoyo a instancias de seguridad y salud para realizar rondines por los refugios a fin de garantizar la integridad de las personas.