El ex Gobernador de Coahuila, Jorge Torres López, planteó ante un juez federal que no debe ser entregado a Estados Unidos para ser juzgado por lavado de dinero porque la petición formal de extradición no se ajusta a las normas vigentes.

De acuerdo con informes del Poder Judicial de la Federación, el ex mandatario presentó ante Felipe de Jesús Delgadillo Padierna, Juez de control federal del Reclusorio Sur, su argumento de excepción contra la petición estadounidense.

La Ley de Extradición Internacional establece sólo dos excepciones bajo las cuales puede negarse la entrega de un imputado: que la petición de extradición no se ajuste al Tratado en la materia o a las normas vigentes, y que el detenido no sea la persona solicitada en extradición.

Torres López planteó la primera, en un escrito presentado el pasado viernes por sus abogados, indicaron las fuentes consultadas.

A partir del pasado lunes, comenzó a correr un plazo de 20 días hábiles en el cual el coahuilense deberá presentar pruebas que acrediten su argumento de excepción, aunque ese plazo puede ser ampliado por el juez de control.

Torres es buscado con base en una orden de captura de la Corte Federal del Distrito Sur de Texas por cargos de fraude bancario y lavado de dinero.

LA RUTA

El ex Gobernador de Coahuila solicitó no ser extraditado:

– Existen 20 días hábiles para presente pruebas a su favor.

– Cuando venza el plazo, el juez emitirá una opinión jurídica sobre el caso.

– Dicha resolución será entregada a la Secretaría de Relaciones Exteriores.

– La Cancillería tendrá 20 días hábiles para determinar si ordena o no la entrega del extraditable.

– Esa decisión se puede suspender y combatir con un juicio de amparo.

Con información de: Reforma