AGENCIAS

EDIMBURG, Texas.- Un hombre que no denunció de inmediato la muerte de una mujer acusada de estrangular dijo a los investigadores que fue al Departamento de Policía de McAllen para contarles sobre el cuerpo en su casa antes de que su madre regresara de un viaje a California.

Juan Manuel Hernández, de 37 años, hizo la declaración al Detective de Policía de McAllen Peter Boyko dentro de una sala de entrevistas en el departamento de policía el 28 de octubre de 2017, después de llegar a la estación en busca del yerno de la mujer asesinada, que es un oficial de patrulla.

Hernández se encuentra en el tercer día de un juicio por asesinato en el 430 ° Tribunal de Distrito del estado por acusaciones de que estranguló a Maria Alisa Garza, de 61 años, mientras esperaba aproximadamente un día completo antes de conducir el automóvil de la víctima hacia el MPD, donde señaló con el dedo al abusivo de Garza. ex novio.

Hernández se ha declarado inocente.

El abogado defensor Jesús Villalobos ha cuestionado si las autoridades investigaron a fondo al ex novio, Guillermo González, de 64 años.

Boyko, el detective, testificó el miércoles que la policía estaba preocupada por González, quien tiene una condena por estrangular a Garza y ​​retenerla contra su voluntad.

Tanto es así, la policía enumeró a González como una persona de interés y lo detuvo con fines de investigación la noche del 28 de octubre de 2017, después de que los detectives registraron su casa Mercedes y tres vehículos en la propiedad.

Villalobos ha impugnado esa búsqueda en la corte, argumentando en base a la línea de tiempo del consentimiento de búsqueda en Mercedes a las 7:55 p. M. A la firma de la advertencia de Miranda en McAllen a las 9:18 p. M., Los investigadores solo podrían haber pasado 20 a 25 minutos en su buscar.

Boyko testificó que González estaba tranquilo y cooperativo y no entendía realmente por qué la policía estaba hablando con él. El detective testificó que los investigadores no le dijeron que Garza estaba muerto. El cuerpo de González tampoco mostró heridas recientes.

En ese momento, el 28 de octubre de 2017, al igual que González, Hernández también era solo una persona de interés y retenido con fines de investigación. No sería arrestado hasta el 30 de octubre de 2017.

Sin embargo, la investigación sobre Hernández comenzó a revelar detalles preocupantes sobre el uso de drogas y la automutilación a través de una cuchilla extraída del cuerpo de Garza.

La investigación también mostró que Hernández condujo el vehículo de la víctima, sin que Garza lo acompañara, el 27 de octubre de 2017, a primera hora de la tarde, a dos casas de empeño donde empeñó el teléfono de la víctima, un medallón y una aspiradora “Dirt Devil” – horas antes Le dijo a la policía que encontró a Garza envuelta como un “capullo” en su vehículo estacionado frente a su departamento.

Hernández dijo a los investigadores que había pasado la tarde fumando crack y regresó a su casa entre las 11:30 p.m. y la medianoche cuando descubrió el cuerpo de Garza, que estaba envuelto en mantas y plástico, y lo trasladó a su departamento.

“Escuché un silbido cuando lo abrí y había un olor horrible … era como agua pantanosa”, dijo Hernández durante una entrevista de una hora de duración con los investigadores el 28 de octubre de 2017.

Boyko también testificó sobre dos controles descubiertos dentro del vehículo de la víctima.

Uno de esos controles estaba a nombre de la víctima. Tenía un sello rojo que indicaba que había sido rechazado por fondos insuficientes, según el testimonio.

El otro cheque se había roto en pedazos. Ese cheque fue fechado el 27 de octubre de 2017 y fue por $ 70.

Sin embargo, la escritura en ese cheque fue diferente a la primera.

Esa letra coincidía con la letra de la advertencia de Miranda firmada por Hernández el 28 de octubre de 2017, testificó Boyko.

El juicio continúa el jueves.